Volver atrás

VILLAFRANCA DEL CID


Ermita de San Roque siglo XVII

Ermita de Santa Barbara siglo XVIII

Iglesia parroquial de El Salvador renacentista siglo XVI

Santuario de la Virgen del LLosar siglos XVI y XVIII

Pinturas rupestres

 

Historia.

La historia de Villafranca del Cid, como la de la mayoría de las poblaciones del Maestrazgo, está ligada a la figura de Blasco de Alagón. Fue de hecho ese noble el que otorgó carta de población, en 1239, a una villa que llamó Riu de les Truites.

 

En 1303 fue incorporada "als termens Generals del Castell de Morella". Esto provocó una revuelta popular que consiguió recuperar temporalmente la independencia en 1358. Sin embargo, en 1369, Pedro IV vuelve a llevarla bajo las jurisdicción anterior. En esta época se produce el amurallamiento de la ciudad, al igual que el de todas las ciudades del reino, ante la confrontación con Pedro I de Castilla El Cruel.

 

En 1691 consiguió, de manos de Carlos II, la independencia definitiva y el tiulo de Villa Real. En la guerra de sucesión, Villafranca tomó partido a favor de los Austrias.

 

Ayuntamiento.

Edificio civil que se construye entre finales del siglo XIV y principios del XV. En una de sus salas está expuesto el Retablo de Valentí Montoliu, de 1455, calificada como la mejor pintura del siglo XV valenciano. El edificio es de estilo gótico.

 

Murallas.

De las antiguas murallas de la ciudad sólo queda como muestra el llamado portal de Sant Roc, del siglo XIV, en la confluencia de las calles Abadia y Sant Roc. Las murallas fueron practicamente destruidas durante las guerras carlistas.

 

Ermita de San Miguel.

Ubicada en el núcleo urbano de la Pobla de Bellestar a 7 km. de Villafranca. Antigua iglesia románico-gótica de Villafranca, construida a finales del siglo XIII, que tenía un retablo de Sant Miquel, obra del pintor de Morella, Bernat Serra, realizado en 1429.

 

Puente de la Pobla de Bellestar.

Puente gótico ubicado en la Pobla de Bellestar, una antigua alquieria musulmana, después aldea de San Miguel de la Puebla, que servía de paso al Riu de les Truites, actualmente seco. Fue el puente que atravesó Jaime I en su primer avance hacia Peñiscola. Curiosamente, esta bella y bien conservada construcción ha servido de escenario de diversas producciones audiovisuales ambientadas en la Edad Media.

 

Torre de la Pobla de Bellestar.

La torre de la Pobla de Bellestar está situada a un lado del puente. De planta rectangular y grandes dimensiones, tiene almenadas las esquinas de su parte alta. Actualmente es de propiedad privada y es usada como vivienda.