Nuestros pueblos de Castellón

Nuestros pueblos

En el interior de Castellón descubriremos paisajes increíbles y pueblos pintorescos. Los municipios del interior de Castellón son, en su mayoría, pequeños. En ellos se disfruta de las calles, se pasea tranquilo por la seguridad que ofrecen los pocos vehículos que por ellos transitan y se descubre desde la monumentalidad de iglesias y antiguos palacios a la rica arquitectura popular que los caracteriza.


Nuestros Pueblos esparcidos en toda la extensión de la provincia, se caracterizan por su encanto, su abundante historia y su familiaridad; muchos tienen la peculiaridad de estar insertados en medio de paisajes naturales ajenos a la contaminación ambiental producida por las grandes ciudades. Son muchas las ventajas que podemos aprovechar al pasar por nuestros municipios; equipados con alojamientos rurales para todos los gustos, preparados con rutas oficiales para los amantes del senderismo y la escalada, adosados en sus ambientes con elementos naturales propios de la zona, en los que también podremos disfrutar de una gastronomía sana y envidiable o simplemente darnos unas vacaciones para relajarnos y salirnos de la norma de lo cotidiano, por eso son muchos los motivos que hacen de Castellón un destino apto para todos los gustos. Estos pueblos están enmarcados por unos parajes muy atractivos (la provincia de Castellón posee nueve parques naturales) y más de 1.000 km de senderos homologados, muchos de ellos ofrecen agradables paseos en los que la familia puede disfrutar de la naturaleza entre bosques de ribera, pinos, encinas o cultivos mediterráneos en los que destacan los olivos milenarios que de los que esta provincia se siente orgullosa.


Las comarcas del norte se caracterizan por tener un paisaje eminentemente agreste jalonado de barrancos y altas montañas en las que se asientan los antiguos bancales, que aunque en la actualidad han abandonado sus cultivos ofrecen una espectacular perspectiva junto con las casetas de pastor, de la arquitectura popular de piedra en seco, muy característica del Maestrazgo.