Introducción a la historia de Castellón

Introducción a la historia de Castellón

Vista desde fuera, llegando a ella por cualquiera de sus múltiples accesos, la provincia de Castellón de la Plana presenta un aspecto en el que apenas se adivinan las trazas del recinto amurallado que, delimitado y levantado un siglo después de su fundación, fue desbordado pronto por los arrabales que crecían en su exterior.


A finales del siglo XVIII al ser derribadas sus murallas, se establecieron las bases urbanísticas de la provincia de hoy, abierta y luminosa, amplia y llana, situándose dicho siglo como el de la plenitud histórica de Castellón con la aparición de bellas formas artísticas en iglesias y edificios públicos y en la gran expansión demográfica y económica que comienza a vivir.


Entre el mar y Castellón, la huerta, donde el naranjo es señor absoluto. En la parte superior de la vía férrea, el secano tradicional, que se va transformando a buen paso en más huertos de naranjos. Aquí y allá, según zonas, las casa huertana que es la alquería o las casas de recreo veraniego masets. Y entre los inumerables y cuidados caminos, la aparición en el recuerdo de la piedad de siglos pasados con las blancas ermitas y el nacimiento de lujosas villas y acogedores chalets, toda una estampa simbólica de las gentes de Castellón que saben de trabajo y de descanso, de rezos y jolgorios. Y entre el recuerdo permanente de su pasado y la gozosa realidad de su presente próspero, no cabe duda de que Castellón es a un tiempo, ciudad de ayer y de hoy, en la que caben todas las esperanzas del mañana.

Una provincia que aun hoy, conserva su encanto y su señorío en todos y cada uno de sus pueblos del interior y costa, conservando sus entrañables tradiciones, sus leyendas fielmente transmitidas de generación en generación y hasta su mitología familiar y casera. Le invitamos a que conozca un poco mas de nuestra historia y costumbres accediendo a nuestra sección Castellón