Frutas y verduras de Castellón

Frutas y verduras de Castellón

La fruta más extendida en las tierras castellonenses es, por supuesto, la naranja, y con ella, las frutas de la huerta: manzanas, cerezas, peras, melones ... muy diferentes según la estación del año.

Especialmente conocidas son las cerezas de la zona del Palancia y Espadán, de exquisito sabor; estas dos comarcas son ricas en frutales de secano que forman parte importante de su economía.

Los melones de Chilches y Moncofar, las alcachofas de Benicarló) (donde se celebra la fiesta anual de la alcachofa), las cerezas de la Salsadella, los robellones de Maestrazgo,… también son dignos de mención.

La huerta castellonense, extendida de norte a sur a lo largo de la costa, ha dado a la cocina una aportación decisiva. Aquí se consumen diariamente las más variadas hortalizas; que en muchos casos son, incluso, base de una alimentación suave y natural que supone el eje de lo que popularmente se conoce como "dieta mediterránea".

La alcachofa de Benicarló, con denominación de origen es un buen ejemplo de ello.

Las cocas son preparadas con diversos ingredientes, de esta froma son populares la Coca de tomate, de verdura y barrets, la "coca en sal" (cubierta de una costra de sal), la coca de cebolla, de espinacas, etc. Una de las preparaciones características castellonenses es la nogada que consiste en un guiso de patatas y nueces, las pataques en pell que son patatas asadas, la elaboración de una torta denominada flaón (torta que posee en su interior requesón (en valenciano brull). Los melones de Chilches y Moncófar, las manzanas de Ortells, las alcachofas de Benicarló (donde se celebra la fiesta anual de la alcachofa), las cerezas del Bajo Maestrazgo y más concretamente de Salsadella. Las setas son apreciadas, sobre todo los Robellones (Lactarius deliciosus) típicas de la comarca histórica y natural del Maestrazgo.