Dulces de Castellón

dulces de Castellón

Respecto a los dulces, están muy extendidas las pastas caseras. Entre los postres destacan las almendras con miel y la cuajada, o bien cualquier fruta entre la que es reina la naranja de la Plana.

Podemos disfrutar de diferentes postres tradicionales como pueden ser “les figues albardaes”, “los almendraos”, “pastisets de boniato”, “els flaons de Morella”, “la Coca Malfeta”, “els rollets d´Anis”, “coca de panses i nous”,… y la gran variedad de “Cocas” que podremos encontrar en cualquier panadería, las encontraremos muy variadas, de tomate, de espinacas, de cebolla, dulces, saladas.

Las pastas dulces son típicas en fechas señaladas como Pascua, fiestas de agosto, fiestas locales o Semana Santa. Se suele combinar la pasta con nueces, cabello de ángel, requesón y otras variedades.

La variedad de postres y de dulces en la cocina de Castellón es comparable a la diversidad de platos existentes.. La repostería en Castellón posee una gran historia que se remonta a la época de los romanos y su gusto por la abundante miel de Hispania. Son muy populares las rosquillas, las pastas y los pasteles elaborados con hojaldre. La época andalusí ha dejado numerosos dulces de aspecto árabe en la zona, como los mazapanes, los turrones y los alfajores, todos ellos muy difundidos. Algunos están vinculados a festividades religiosas cristianas, como el roscón de Reyes o los dulces navideños (turrón, polvorones, peladillas, etcétera). El chocolate se emplea en la repostería de la provincia como bebida, siendo su empleo en repostería una influencia externa.La mayoría de la repostería se fundamenta en un ingrediente importante: las almendras, muy abundantes en nuestros campos. El chocolate es muy popular entre los ingredientes reposteros, empleado como decoración e ingredientes.

Se emplea frecuentemente la vainilla como aromatizante. Los dulces y postres son muy variados, al contrario de cómo puede ocurrir en las gastronomías de otros países. Las costumbres de Castellón para servir dulces y postres son similares a las del resto de España y de países europeos: estando presentes frecuentemente en los desayunos, tras las comidas y en la popular merienda.