Comiendo en Castellón

Comiendo en Castellón

Castellón tiene una oferta gastronómica amplia, fuente de su exclusiva posición geográfica, que añade a sus mesas y restaurantes alta calidad de materias primas en lo que respecta a verduras, hortalizas, frutas, pescados frescos, estupendos mariscos, especialidades de carne, caza y embutidos para disfrute de los gourmets más experimentados, que encontrarán en los restaurantes y establecimientos de Castellón de la Plana un auténtico paraíso gastronómico. Por esto lo primero a sugerir en sus restaurantes: es la comida mediterránea ya que es una de las más recomendadas por sus platos saludables y la calidad natural de sus ingredientes, donde destacan el uso de las verduras, el aceite de oliva y el pescado, siendo el arroz uno de los protagonistas de la gastronomía valenciana en sus múltiples presentaciones; que siempre se aconseja aderezarlos con pescados y mariscos, como las espardeñas, las gambas o los excepcionales langostinos de Vinaroz; aparte de los arroces, otro plato típico de la tierra es la Fideuà una exquisita preparación en la que el arroz se ve sustituido por fideos secos, aportando una textura inigualable que suele ir acompañado de mariscos.


Los establecimientos de pescado de El Grao surten todos los días a hosteleros y comerciantes los diversos géneros de pescados y mariscos recién capturados en el Mar Mediterráneo. Pescados de alta calidad como los salmonetes, las sardinas, el atún, las lubinas, los lenguados y muchos otros abastecen las cocinas de la provincia para terminar en exquisitas preparaciones, a la parrilla, a la espalda o formando parte de guisos y arroces. De la familia de los mariscos podemos encontrar deliciosas almejas, las populares galeras y géneros de alta gama como langostas o bogavantes, una demanda servida para los paladares más exigentes. Pero a pesar de su tradición, marítima, Castellón tiene mucho que ofrecer de sus productos del interior, nacidos y cultivados en las fértiles huertas que hay en sus suelos donde también se produce un excelente aceite de oliva. Y por supuesto, las carnes de caza, entre las que destacan (conejo, liebre, perdiz...), el cordero asado y el cerdo.